Una forma diferente de comenzar el año- Parte 3: Las perlitas Bis

Comenzaba a anochecer. Ya el camino era ruta, y bastante plano, pero el viento en contra no facilitaba el trabajo. Empezamos a notar mucho tráfico de camiones, y eso tampoco estaba bueno.

Paro para esperarlo a Juan, y de pronto veo a lo lejos las pequeñas luces de una van Mitsubishi. De alguna forma supe que era Nicolás al rescate! Efectivamente, era él, y apenas me pasa pone las balizas y se detiene en la banquina. Llovía copiosamente de nuevo. Me pregunta qué quiero hacer. Le digo que por favor se lo lleve a Juan (ya lo notaba medio deshidratado y me preocupaba). Ya todos reunidos (incluyendo los 3 pasajeros de Nicolás que habían ido a pasar el día a las termas) le digo a Juan que se suba y él me dice que no me deja sola ni loco (awww <3). Así que comenzamos la trabajosa faena de desarmar todo (alforjas, parrillas, rueda de bici) para que entre todo en la camionetita. El chiste nos llevó poco más de 20 minutos.

Cuando subo a la van lo primero que hago es pedirle perdón al resto de los pasajeros. Suerte la nuestra! dos de ellos eran una pareja que había hecho ese mismo recorrido el año pasado (con similares circunstancias de agua, etc) así que gustosamente nos auxiliaron. La otra era una simpática chilena que no tenía mucho drama de nada.

Después de casi una hora de andar (si hubiéramos pedaleado… a qué hora hubiésemos llegado???) llegamos a Chaitén. Nos refugiamos inmediatamente en el Hostel de Rita (donde se alojaba la pareja). Vaciamos el contenido de las alforjas, con la esperanza de que algo se seque en algún momento. Ese día estábamos agotados. Nos pegamos una ducha, comimos unos fideos a las 19 hs y nos fuimos a dormir.

Amanecimos al día siguiente (31/12) cerca del mediodía. Claramente precisábamos el descanso. Salimos a recorrer Chaitén: un pueblo castigado por la erupción del volcán homónimo que en 2009 enterró al pueblo en ceniza. A la tarde hablamos con la dueña del hostel, Rita, y le preguntamos qué se podía hacer a la noche. Amablemente nos invitó a compartir un cordero asado con ella y sus amigos. Fuimos a muñirnos de suficiente vino para pasar una velada que se vislumbraba interesante. Y vaya si lo fue.

Tuvimos la suerte de pasar un Año Nuevo diferente, rodeados de gente interesante: Rita, luchadora de Chaitén y emblema del pueblo (fue una de las que encabezó la “rebelión” para que no declaren al pueblo muerto, resistiendo incluso estados de sitio por parte de los Carabineros- detrás de toda esta acción gubernamental se escondían oscuros intereses mineros para la región). Claudia, otra luchadora, periodista que vivía en Santiago y luego se mudó a Chaitén, sobreviviente de la dictadura pinochetista. Francisco, alias Pancho, pareja de Claudia; un ecologista con conocimiento de causa, activista de varias empresas humanitarias y ambientales. Ariel, turista de Santiago (el chico de la pareja); un todoterreno similar a nosotros: escalaba, andaba en bici, hacía trekking, etc. Fue fantástica tan dispar combinación, pero a la vez alentadora. Todos bregaban por un fin común (el bienestar de Chaitén y la región patagónica). Y ahí los tenías, en la misma mesa, cenando alguien de derecha (Rita) con una zurda consumada (Claudia); un ecologista (Pancho) con un trabajador de la industria minera (Ariel). Y sin embargo esa noche reinaba la armonía en nuestras discusiones políticas y filosóficas , que se extendieron hasta pasadas las 5 de la mañana, porque no faltaba aquello que hoy tanto escasea: respeto.

Fue un viaje maravilloso, lleno de paisajes increíbles, gente interesantísima (y otras no tanto), experiencias riquísimas, autoconocimiento y autosuperación.

Definitivamente recomendaría que hagan un viaje en bicicleta! Seguramente yo repetiré la experiencia.

Sol

Anuncios

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s