Una forma diferente de comenzar el año- Parte 2: El recorrido

Después de armar las bicis nos tocaba la primera prueba: 26 km desde el aeropuerto hasta la ciudad de Esquel. Relativamente fácil ya que (a la vuelta lo lamentaríamos) era buena parte en bajada. Un poco molesto el viento en contra, pero no muchas más complicaciones.

Llegamos y armamos la carpa. Se nos acercó una chica yankee con su hija a invitarnos a tomar unos tragos a la noche. Se ve que hacía rato andaban en la ruta, un par de vans tipo Westfalia. La verdad, con todas las corridas y todo llegamos agotados, así que pasamos de la invitación, fuimos a dar una vuelta por la ciudad, cenamos un asadito y nos fuimos a dormir.

Al otro día salimos para Los Cipreses, último poblado antes de cruzar a Chile. El camino fue duro, no tanto por la extensión sino porque pasando Trevelin hubo unos cuantos kilómetros de ripio (más bien piedra podrida) en muy mal estado. Se nos aflojaron algunas alforjas con el traqueteo, y había que parar bastante seguido para acomodarlas.  Llegamos a al camping Puerto Ciprés y acampamos.

El día siguiente armamos todo y salimos para Chile. Cruzamos ambas Aduanas y nos dirigimos a Futaleufú. Ese trayecto fue más corto, unos 20 km, pero ya empezaron a aparecer algunas subidas complicadas, de esas que te tenés que bajar de la bici y empujar (que, con el equipaje y todo, era empujar 30 kg cuesta arriba). Allí hicimos noche.

De Futaleufú fuimos hasta camping Cara de Indio, distante 42 km de la ciudad. Este día fue complicado, con un camino de ripio y arena bastante escarpado, y lluvia constante todo el día. Hicimos noche acá también.

Luego partimos para Villa Santa Lucía. Unos 46 km también muy complicados, y con un clima malísimo. En teoría de acá íbamos a ir al sur para volver por el cruce de Lago Verde, pero los lugareños nos dijeron que el camino estaba en muy mal estado, y que había poca gente circulando (si nos pasaba algo íbamos a estar medio a la deriva). Así que decidimos seguir recto hasta el Océano Pacífico, hasta la ciudad de Chaitén.

Desde Villa Santa Lucía a Chaitén hay 75 km… O sea, un tirón. Pensábamos hacer noche en un punto intermedio a 55 km, El Amarillo, pero las circunstancias determinaron que vayamos directo a Chaitén. Allí nos quedamos 2 días (incluyendo Año Nuevo) y luego volvimos en bus hasta Futaleufú (por circunstancias que más adelante contaré).

De Futaleufu pedaleamos hasta Los Cipreses, ahí nos quedamos un par de días, y luego hicimos un tirón hasta Esquel. Noche allí, y al otro día al aeropuerto y de regreso a Buenos Aires.

Recorrido total en bici: 350 km.

Problemas: Varios

Diversión: Muchísima!!!

Es una aventura altamente recomendable! 🙂

Sol

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s