“Soy un fucking queso gruyere”

Célebre frase emitida durante una acalorada discusión, que resume muy sucintamente el comienzo del proceso de aceptar mis faltas. De que tengo huecos, de que soy imperfecta. Mucha gente confunde mi intento de mejora continua, de coherencia creciente, de ser consecuente, con el pararme en un pedestal de perfección. No soy perfecta; muy lejos estoy de serlo, pero a diferencia de muchos 1-lo acepto y 2- intento mejorar.

Aceptar la falta no sólo es aceptar la imperfección que nos es propia; es entender que nuestros vacíos, nuestros huecos, no están ahí para ser llenados ni tapados. La falta es una entidad en sí misma, no es la ausencia de algo que previamente estaba ahí y ya no lo está. Es un hueco estructural tan de origen como aquellas virtudes que sí poseemos.

El error más común ante la falta es intentar rellenarla. Y la verdad de la milanesa, no hay forma posible de hacerlo. Saben por qué? Porque es un hueco que nunca fue otra cosa que un hueco… si antes no había nada que perteneciera a ese espacio, entonces nada cabrá perfectamente en él. Por eso el primer paso para dejar de pelearnos un poco con nosotros mismos es asumir la falta, observarla como uno observa un lunar o su imagen en el espejo, estudiarla, despojarla de valoraciones y perdonarnos un poco su existencia. Aceptar que está ahí y es parte de nosotros.

La asunción de nuestras faltas abre las puertas a que las aceptemos y las dejemos como están, o que intentemos pulirlas un poco en caso tengan alguna repercusión negativa en nuestra vida. Lo que no conviene es ignorarlas, ni taparlas, ni llenarlas. Son los caminos que conducen a que les des vueltas alrededor un millón de veces y nunca llegues a nada.

Como leí por ahí, podés andar con un arma cargada, podés andar con un arma descargada. Lo que no podés es ir por la vida sin saber si tu arma está o no cargada. Podés aceptar o querer cambiar tu falta. Lo realmente difícil es aprender a detectarlas y aceptarlas.

Sole

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Filosofía y otras hierbas, Pensamientos al viento y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Soy un fucking queso gruyere”

  1. Tefi Tefi Tefi dijo:

    totalmente cierto, exelente este articulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s