Queriendo volver

Extraño escribir, es una de mis terapias. El sacar del pecho y de la cabeza aquello que me urge expresar, como si cada día que pasa en cautiverio creciera y ejerciera más presión para liberarse. Es como cuando te queda una palabra atragantada en la garganta, cuando te comés una bronca, cuando acallás una reacción. Uno no se expresa, pero eso no significa que el la erupción emocional no se dé en el interior. Por algo dicen que la procesión va por dentro.

El escribir, como toda terapia, requiere constancia y ejercicio. Como una válvula de escape, si los mecanismos y las tuberías no se limpian de forma periódica, se va perdiendo la gimnasia, la regularidad. Dejás pasar un día, luego se te escapa otro, y cuando te quisiste dar cuenta, pasan  dos meses de silencio.

Quería retomar este espacio  antes, pero lamentablemente me atropellaron mis circunstancias. Volví de vacaciones con la idea firme de generar un cambio en mi vida, tanto por cuestiones de salud física y emocional, como por sentir que ya es hora de cambiar de página. Y, cosa de Mandinga, en el instante exacto en que dije que quería frenar un poco, me llevó puesta un TGV. TGV réseau

Hace unas semanas, hablando con mi padre le comenté esto. Y me dijo una frase muy sencilla, pero absolutamente contundente: la única forma de frenar es frenar. Y tiene razón. Con decir “quiero frenar” no basta; hay que ser consecuente. Y esto implica vencer ese terrible  impulso de querer resolver las cosas, de no dejar pendientes. Y en ese tren estoy.

Respirar hondo, tomarme mi tiempo, recuperar lo que me hace bien (y esta es una de esas cosas). Hoy mi amor me lo recordó. Y acá estoy.

Elogio a la lentitud. Que de arreglar las cosas se encargará el Universo. O no. Pero de todas formas, las cosas van a estar bien.

Sole

Anuncios

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Shit Happens y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s