Costo vs. Valor

Aunque muchas veces se utilicen como sinónimos, al menos para mí las palabras costo y valor son muy diferentes., ya que entiendo el segundo vocablo tiene una connotación más subjetiva: habla de la valoración que un sujeto hace de un objeto, situación o actitud. En cambio el costo se relaciona más con los recursos consumidos para crear ese objeto, situación o actitud. Y rara vez ambos conceptos se manejan en una relación lineal y/o directa entre ellos.

Así, por ejemplo, un chupetín de $2 (costo) puede alegrarle la tarde a un niñito (digamos Valor=100), mientras que en el otro extremo un regalo mucho más oneroso como ser un anillo ($400= Costo) para pedir perdón por una cagada va a tener mucho menos valor (V= 20) para quien lo recibe. A grandes rasgos el costo sería lo que a uno le insume algo, mientras que el valor seria la cuantía de utilidad que eso mismo implica para el receptor. Un favor puede no costarte nada (por ejemplo, media hora de tu tiempo), pero con el mismo ayudás inmensamente a alguien que no lo tiene, y que no va a valorar esa media hora con tu misma escala, sino con la propia.

Así, uno tiende a valorar más aquello que le es escaso, aunque quien lo ofrezca tenga abundancia de ello. Porque, al igual que con la comunicación, el quid de la cuestión no está en el emisor sino en el receptor (he planteado alguna vez el hecho de que lo importante no es lo que uno dice, sino lo que el otro entiende). Entonces, las cosas se valoran de acuerdo a cuánto lo ayudan a uno, y no cuánto le cuestan al otro.

Esto está bueno cuando el otro tiene abundancia de algo que a uno le escasea: entonces al otro le cuesta poco lo que uno valora mucho. El problema es cuando se da al revés: cuando cuesta muchísimo algo que no es valorado. Y ahí es donde., en vez de adoptar posturas susceptibles o de víctima, debemos tener permanente feedback con el otro para intentar entregarle cosas/ actitudes/ comportamientos que agreguen valor a su vida, y no simplemente enchufarle lo que a nosotros nos parece/ nos queda cómodo/ queremos darle.

Una condición necesaria para salvar los abismos entre las personas es intentar comprender al otro, no desde uno, sino poniéndonos (o intentando ponernos) en su lugar, escuchando, teniendo la cabeza abierta, no juzgando… dejando de lado el propio ego para poder ver al otro más allá de nosotros.

Sole

Anuncios

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Filosofía y otras hierbas, Pensamientos al viento y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s