Aprendizaje y adaptación

No podemos ni debemos ignorar lo que nos pasa. Los sucesos que atravesamos a lo largo de la vida nos transforman en mayor o menor medida. Creo nada nos es ajeno, nada nos pasa sin dejar huella, por más ínfima que sea. La frase de que uno no puede bañarse dos veces en el mismo río hace alusión a que cada instante es único, cada combinación de elementos y circunstancias es irrepetible, porque en la segunda inmersión uno ya no es el mismo, ni el río tampoco. El agua corrió, lo que determina que las circunstancias ya no sean idénticas a lo que eran, y uno seguramente también cambió, teniendo a cuestas experiencias que antes no tenía.  

Somos como un barco, que puede escorar para un lado u otro, pero siempre dentro de determinado margen, pivotando sobre su quilla. Si se sale demasiado de su centro, se hunde. Pero si no tuviera la posibilidad de adaptarse a los vaivenes del mar, cada ola que lo embiste lo destrozaría. Y con esto quiero decir que uno debe adaptarse, pero manteniendo el centro, manteniendo un núcleo de valores y directivas que hacen a nuestra esencia. Este núcleo es lo que nos define, y lo que determina que el cambio por aprendizaje y adaptación no derive en una total inconsistencia temporal (es decir, en que hoy vayamos para un lado y mañana para el otro, a la deriva siempre). Si bien hay circunstancias y experiencias en la vida que te hacen dar giros de 180 grados, creo no son la regla, por lo que los virajes bruscos de dirección son contados a lo largo de nuestra existencia. Creo en general se trata, en la mayoría de las situaciones, de pequeñas adaptaciones de forma, pequeños ajustes de rumbo.    

Y si alguna vez les llama la atención un cambio de conducta, pregunten. Todo tiene un porqué, aún cuando no tengamos la respuesta a mano. Antes que presumir, es mejor intentar entender al otro.

Que la flexibilidad no sea incongruencia; que la congruencia no sea rigidez.

Sole

Anuncios

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Filosofía y otras hierbas, Pensamientos al viento y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s