Feliz Año Nuevo!

Aunque el cambio de calendario no opere ningún tipo de yuyu mágico, y el mundo no se haya terminado, ni se haya desatado un apocalipsis zombie, ni nada por el estilo, entrar en un nuevo año calendario tiene algunas consecuencias.

Por empezar, el casi automático, inevitable y muchas veces inconsciente balance del año anterior, respecto del cual debo decir que, a pesar de las toneladas de mierda que llovieron, cayeron y se desparramaron,  y más allá de haber sido un año muy duro en varios aspectos, mi balance final es positivo. Será tal vez una de laspocas cosas positivas de mi total falta de memoria, que determina que si lo terminé medianamente bien, entonces en líneas generales el resto fue bueno (una suerte de contagio temporal jajaja, a falta de recuerdos).

La segunda cuestión es que sí creo que cambio de calendario tiene la propiedad transformadora de cualquier rito: algo que a nivel hard, a nivel “real” no existe como cambio físico o de circunstancias,  pero que determina un cambio a nivel psicológico/ anímico. Este tipo de cortes, aunque muchas veces arbitrarios y no siempre en sincronía con nuestro momentum presente, son necesarios para marcar la finalización de una etapa y el comienzo de una nueva… algo así como reiniciar tu PC luego de instalar nuevos elementos. Es un poco barajar y dar de nuevo.

Así que reseteo mi reloj (o al menos intento) y arrancamos un nuevo ciclo. Intentaré llevar a la práctica aquellas lecciones aprendidas el año pasado , para no volver a cometer los mismos errores), y plantearme nuevos desafíos y metas para los días que quedan por delante.

A disfrutar de estas nuevas 361 oportunidades!

Sol

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Pensamientos al viento y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s