No olvida quien finge olvido…

Tengo muy poca memoria… de hecho no tengo casi nada. Solía tener mucho resto para almacenar datos, información, sucesos, etc., pero desde que tengo 18 años esta capacidad ha ido disminuyendo alarmantemente, casi como si mi disco rígido estuviera llegando a su máximo límite de espacio.

Una de las ventajas de mi gran falta de memoria es que soy fácil de entretener! jajajaja. La gente puede contarme algo, y a las semanas contarme lo mismo, y muy probablemente yo reaccione como la primera vez, con sorpresa, alegría y una total falta de recuerdo respecto de haber escuchado eso mismo en un tiempo anterior.

Una desventaja es que puedo volverme aburrida, ya que suelo contarle lo mismo a la misma persona más de una vez. Algunos amigos piadosos me dejan terminar la historia y luego me señalan que ya habíamos tenido esa conversación; otros, menos pacientes, lo indican apenas arranca el relato. No me molesta ninguna de las dos cosas, salvo el hecho de poder llegar a cansar a la gente que me importa (pero la verdad que a la gente que le importo ya sabe de esta limitación mía, la aceptan y no hacen un drama al respecto).

A veces me desconcierta la aleatoriedad y arbitrariedad con que recuerdo las cosas. Puedo llegar a olvidarme de cosas importantes como una cita con un médico, pero recuerdo algo totalmente irrelevante como el número de teléfono de mi primer novio (de hace 16 años!). Mi cabeza pareciera no tener criterio de importancia, urgencia, posición espacio-temporal, ni ningún otro que pareciera remotamente lógico y racional.

Lo bueno es que a pesar de no recordar muchas veces las cosas, las mantengo en el tiempo, es decir, mi discurso es coherente no por repetición, sino por una cuestión de llegar a la misma conclusión a pesar de no rememorar el camino. De hecho me pasaba en la Universidad con las materias exactas… no podía memorizar las fórmulas, así que muchas veces tenía que ponerme a desarrollarlas en medio de un examen… tardaba más, pero aún así llegaba a buen puerto.

Y a veces no sé si mi falta de memoria obedece a algún tipo de proceso inconsciente con el propósito de vivir el presente, dejando realmente atrás el pasado. Tal vez es un proceso sistemático de poner un manto de piedad sobre mí y sobre los otros.

Tal vez no es tanto que no puedo recordar, como que es más conveniente no hacerlo.

Sole

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Filosofía y otras hierbas, Ser diferente y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s