Libertad y responsabilidad

Todo el mundo habla de la libertad como un derecho, pero creo que el concepto de libertad va más allá: es un derecho, pero como todo derecho encierra obligaciones. La obligación de ser consecuente con lo que elegimos, y de hacerse cargo de las consecuencias de dicha elección. Si no hay responsabilidad, más que libertad se está ante un entorno de libertinaje, que no es lo mismo.

Hablábamos la otra vez con amigos en un entorno grupal de cuidado mutuo, y se pronunció la frase “Dejalos que hagan lo que quieran, ya están grandes”. Y la verdad que no es así, ya que a esta altura del partido es más que obvio que la edad física no siempre se condice con la mental. Y “estar grande” implica asumir responsabilidades y hacerse cargo de las consecuencias de las propias elecciones; no implica sólo haber soplado las velitas de muchas tortas de cumpleaños. Y está bárbaro que cada uno haga lo que quiera de su vida, en la medida que esto no afecte a terceros. Cuando hay consecuencias para el prójimo, entonces ahí sí hay que tener más cuidado.

Creo en este marco que el tema de la libertad que se le otorga a alguien debe ser en función de la responsabilidad que la persona demuestre con la misma. A medida que la persona madura se va incrementando su campo de decisión; a un niño se le dan órdenes, a un adulto opciones. A un niño no se le da absoluta libertad para que haga lo que le plazca (por su bien y el de los otros), sino que se le van inculcando criterios y sentido de la responsabilidad para que el día de mañana responda por sus actos, y en ese contexto se le dan opciones para elegir.

Ya con treinta años les doy a las personas que me rodean toda la libertad de elección posible. Eso sí, a medida que no son responsables, y no cuidan esa libertad, voy acortando la soga.

Sole

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Gente detestable, I hate the world today y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s