Sexo, amor y ternura

Este finde larguísimo dio para más de una charla interesante con amigos/as. Una de ellas giraba en torno a las relaciones, o mejor dicho, a la profundidad de las mismas. Hablaba con una amiga respecto de lo difícil o complicado que es hoy en día encontrar pareja (aunque creo la dificultad siempre ha estado), sobre lo cual creo que no es tanto que se ha complicado más la mano, como que uno es menos conformista que en otras épocas, y tal vez más consciente de uno mismo (esto será post para otro día).

Llegamos al punto de hablar de las relaciones sexuales, y me contaba que hacía rato no se acostaba con nadie porque hacía tiempo no estaba en pareja. Creo que todo el mundo puede dividirse a prima faccie en dos grandes grupos: la gente que separa el sexo de los sentimientos, y la que no (yo pertenezco al primero).

Como ya he planteado antes, la escisión del sexo de la función reproductiva abre las puertas a una infinidad de posibilidades,  entre ellas el costado lúdico del contacto humano. Pero creo que dentro del marco del sexo per se, se deben hacer algunas aclaraciones, ya que el inconsciente colectivo lo piensa como un acto lujurioso y casi animal, exento de conexión, cuando (al menos yo) creo que no es así.

El sexo sin amor no debería estar privado de amor. Aunque esto parezca contradictorio, no lo es, ya que el amor tiene infinitas expresiones, y el amor a una persona en particular es sólo una de ellas. Creo que en cualquier tipo de encuentro, de contacto, de relación debe haber amor, sino por la persona en particular (como sujeto amoroso), sí hacia el acto, hacia el ser humano con quien estás compartiendo esa experiencia, hacia la perfección del momento. Creo en ese instante (y sólo por esa fracción particular del presente) se ama al compañero en su esencia humana, es el compartir algo maravilloso.

Y en este marco, el sexo sin una relación que lo respalde no tiene por qué ser carente de ternura o afecto. Puede tener sus momentos salvajes, su juego (muchas veces mucho menos prejuicioso que los de pareja), su pasión alocada, pero no puede ser despojado de ternura, de cuidado, de respeto hacia el otro, de la búsqueda mutua de placer, del dar y recibir. Hay gente que se espanta si en el medio de la cama  les hacés un mimo o sos cariñosa… No te estoy pidiendo casamiento!!! Jajajaa . En realidad es sólo una expresión de afecto hacia la otra persona como ser humano, de contacto, des estar presente. No implica amor, no encierra promesas, no significa compromisos a largo plazo. Todas esas cosas deben expresarse de muchas formas para tener significancia.

En la era de lo light y de la fobia al compromiso, estamos tan desconectados de nosotros y de los otros, que por las dudas se toman distancias asépticas, muchas veces hasta el punto tal de juntarnos y no encontrarnos.

Sole

Anuncios

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Filosofía y otras hierbas, Pensamientos al viento y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sexo, amor y ternura

  1. GEEEEEEEEEEEEEENIAL!!! muy buen post amiga.. hermoso.

  2. wido dijo:

    Te banco gringa, pero no todo el mundo piensa así. Es más, creo que la sociedad, en materia sexo, está más hipócrita que nunca. Pensá, hoy en día salen casi en bolas en la tele, en cualquier horario diciendo ‘nahhh, yo? virgen hasta el casamiento’.

    Sumado a lo que llamas ‘fobia al compromiso’, hace que la gente cada vez **rche menos pero lo piense más, limando la cabeza sin generar/liberar hormonas y volviendo a la gente más histérica de lo que ya es (nótese que dije ‘gente’ y no ‘mujeres’ para el término ‘histerica’).

    En fin, hay que fomentar la producción de prime y dejarle los prejuicios a la iglesia

  3. Las parejas ya no perduran en el tiempo simplemente porque nuestras vidas cambian de manera constante. No estamos simbiotizados con el otro y, por lo tanto, cada uno sigue su camino. A veces esos caminos son paralelos y se tocan de cuando en cuando sin generar conflicto. Otras, se cruza una encrucijada y se sigue de largo. Es ahí cuando se debe tomar la decisión: permanecer y o volver a nacer. En el otro, a veces morimos y es en ese devenir del fallecer en donde más cuidado debemos tener. Si no le tememos al devenir, nos bajaremos del rumbo que ya no es el correcto para buscar un nuevo camino. Para llegar a esto se requiere de una fortaleza de la que, por lo general, se carece. Y así es como muchos quedan sumidos en la mediocridad y el conformismmo de lo conocido.

    Pero… ¿qué es lo conocido? Lo conocido se traduce en aburrimiento, mal sexo y cansancio. Lo desconocido no sabemos qué es y por eso mismo genera incertidumbre.

    Antaño, las parejas no eran parejas sino matrimonios. Se los pensaba como algo para toda la vida y de lo que no se podía salir. Ergo… había que sostenerlo de la mejor manera posible. Hoy en día hay una pareja para cada etapa de la vida. En determinados momentos, son solo necesarios los compañeros con los que se comparten momentos de satisfacción que nos hacen llegar al séptimo cielo. En otros, la necesidad pasa por un compañero con quien se pueda compartir absolutamente todo. Y, seguramente, existirá un momento en el que el sexo se diluya y solo quede el compañero que necesitamos para darnos la manos y llegar al final del camino.

    Lo importante de todo esto es saber qué momento está pasando cada uno y desde mirar alrededor para cruzarse con la mirada del otro que, seguramente, está buscando algo similar. El problema es que muchas veces nos ocultamos detrás de los muros para que no nos vean o de espejos que distorsionan nuestra imagen y es allí donde nos perdemos…

    Sin embargo… yo lo sigo buscando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s