Y, en el fondo…

Soy una blandita. Porque la verdad es que la cabreada, el enojo, la “sed de venganza” van de la boca para afuera. Duran aproximadamente lo que un pedo en un canasto, y a esta altura del partido he aprendido a sofocarlos. Hace rato que no actúo en caliente, me muerdo la lengua, doy media vuelta y pospongo el diálogo para cuando esté más calma.

Y por más que putee y patalee contra cosas que son legítimamente injustas (como ser cuando alguien te jode con plata, o cuando un proveedor de servicios no cumple con su contrato), cuando el problema se resuelve tiendo a dejarlo pasar. Es que a veces me doy con tantos callejones sin salida, que la verdad me agota seguir dándome la cabeza contrala pared. Solucionadoel tema (aunque casi siempre esto implica pagar costos que no me corresponden, pero , como dicen todos, “Qué le vamos a hacer”), es como que ya no me dan ganas de seguir peleando para que las cosas se corrijan, porque raramente éstas llegan a buen puerto. 

Creo que es algo así como una estrategia (consciente o no) casi generalizada: ganarte por cansancio. Sé que, por ejemplo, las empresas de servicio lo hacen… Te pasean dos horas por todos los conmutadores, sin darte respuestas, haciéndote repetir las cosas una y otra vez los hechos, hasta que te cansás y desistís. El problema es que esto también es la base para que estas cuestiones sigan sucediendo. Una vez tuve un problema con Telecom, hice la denuncia en Defensa del Consumidor, y ganéla mediación. Peroello me requirió enormes cantidades de esfuerzo y tiempo. Lo que hace la mayor parte de la gente es dejarlo pasar… y así es como, al menos en parte, por omisión somos parte del problema. 

Siempre ando pivotando entre estas posturas: entre hacer algo, o dejar las cosas pasar. El primero cuesta tiempo y esfuerzo; el segundo cuesta lo que esté en juego Está bien que siempre hay que hacer una evaluación costo/beneficio a la hora de actuar (o no), cómo, hasta dónde, etc. . Pero me parece que muchas veces, o al menos en mi caso, mi necesidad de hacer algo responde a una cuestión de principios: una estafa es una estafa, no importa si son $100 o un millón.

Pero si me paro a pensar un poquito, creo lo que más me cansa (y a muchos les debe pasar) es a veces sentirse tan solo… Mucha de la gente que conozco ya no defiende sus derechos o su postura. A veces no sé hasta qué punto no les interesa, o hasta qué punto ya se han dado por vencidos, y ya no creen que puedan generar un cambio. 

Sé que no quiero morir en la batalla, y tampoco quiero estar permanentemente en ella. Pero sé que, por mi naturaleza, tampoco me puedo quedar de brazos cruzados, como si las cosas no sucedieran. 

Sole

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Filosofía y otras hierbas, I hate the world today y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Y, en el fondo…

  1. Lobo dijo:

    Ay la Sole, que estás siempre cabreadica!

    • Juro que no quiero Lobo… Pero me cuesta horrores ser indiferente a las cosas que pasan. Y muchas veces me alarma el hecho de que a muchas personas les importa un cuerno el resto, y hace la suya sin tomar en consideración al prójimo.
      Hay gente que se deprime… a mi me da bronca …
      Pero uno de mis objetivos a corto plazo es volver a tomarme las cosas con un nivel más alto de saludable resignación…

  2. aquic dijo:

    El problema es más que nada la falta de alternativas. Es decir, a vos te jode que Fibertel (parafraseando mi caso personal) te cobre más de lo que habías pactado. Bárbaro, me voy a otro proveedor… Oh sorpresa, son todos más tontos y no saben captar rápidamente al cliente. Hoy en día con Facebook y otras redes, dejar un mensaje público criticando un servicio debería generar mucho daño… Pero no en Argentina.

    Y por otro lado la defensa del consumidor es tan pero tan ineficiente que te hace preguntar si vale la pena perder ese tiempo. Es decir, te están cagando guita, así que tu reclamo es para que te la devuelvan, pero si hacer ese reclamo por 100$ te lleva más de 2 horas… Mi tiempo vale más que eso. Diferente sería, por ejemplo, si estuvieran jugando con tu salud, a la que, creo firmemente, no se le puede poner precio…

    En fin; mientras la gente correcta no esté en los lugares correctos, esto no se arregla.

    • Hola y gracias por participar! lamentablemente es lo que hay.
      Pero en el tema salud es lo mismo… he tenido más de un problema con mi antigua prestadora, y te digo la verdad, les importa un bledo. Sos un número, un gasto, y hacen lo posible por reducir sus costos y aumentar sus ganancias.
      Pero también es cierto que hasta que nosotros no maduremos como consumidores, y empecemos a reclamar y exigir el cumplimiento de las obligaciones, las prestadoras van a seguir en la suya.
      Es trabajoso y engorroso, pero tenemos que aportar nuestro granito de arena para hacer que las cosas, de a poquito al menos, cambien… Creo que cuando no seamos sólo unos pocos tarados, y empecemos a ser cientos, miles, el panorama puede llegar a aclarar un poquito!! 🙂 (o al menos esto es lo que me dicta la versión optimista de mi persona :P)

      • aquic dijo:

        Claro; quizás no se entendió lo que quería decir… Me refería que una de las cosas que más me frena a hacer algo, es el tiempo que lleva. Si con un llamado telefónico y un par de faxes pudiera hacer la denuncia… Pero no, tengo que ir personalmente, etc. etc. Trabajo en Campana pero vivo en Buenos Aires, así que claramente no es una opción.
        Con el tema salud, me refería a si, por ejemplo, están haciendo algo que afecte mi salud directamente; qué se yo, prendiendo fuego algo tóxico a metros de mi casa, etc. en ese caso mi salud es mucho más valiosa que las N horas que puedo perder haciendo un reclamo.

        Lo de las prestadoras es mortal (perdón por el juego de palabras, no fue buscado); por suerte en la empresa hay una propia y no tiene mayores inconvenientes.

      • Hola Aquic! entendí lo que planteabas… Pero sobre eso también opino que debemos salir de la zona de comfort y hacer el esfuerzo de intentar que las cosas cambien.
        Tal vez soy medio quijotesca… pero creo sinceramente que si alcanzamos masa crítica (número necesario para algo), el cambio es posible…
        Saludos!

      • aquic dijo:

        Creo que la masa crítica más importante que hay que lograr es para que cambie la administración pública. Es decir, lograr que se vuelva algo más eficiente y que te requiera menos tiempo (hay tantos empleados… Imaginate si hicieran las cosas bien). Porque es una masa crítica única y para todos los problemas; de otra manera, habría que juntar gente para Telecom, para Fibertel, etc. etc. y no termina nunca.

        La ventaja es que esa masa crítica se puede juntar cada 4 años, ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s