2011: Año de duelos – Parte 4

Duelo N° 4: Dos mascotas en una semana

Para quien ha tenido alguna vez una mascota, sabe lo que éstas significan: demasiados pelos en tu ropa, alguna que otra baba en tu pierna, y toneladas de amor incondicional. He tenido la fortuna de tener siempre excelentes mascotas… Y la verdad, no les faltaba ni hablar, porque lo hacían. Es impresionante cómo te responden con maullidos o ladridos o lo que sea cuando les hablas y cómo, viéndolos a los ojos, te das cuenta de saben que les estás hablando a ellos, y que te entienden a la perfección.

En el lapso de una semana perdí a dos adorables amigos: el primero, mi gato Felipe, a quien tuve que regalar por no poder ya cuidarlo. Cuando lo adopté de la calle tenía una pareja y un proyecto en común… Cuando yo no estaba lo cuidaba mi ex, y cuando nos íbamos los dos lo cuidaba mi suegra. Al quedar sola, ya no tuve a quien recurrir para cuidar al michino, y encima me mudé a un lugar donde no tengo a nadie conocido cerca.

El segundo fue Fluke, el perro que compartió los últimos 12 años con mi papá, y que nos dejó el pasado 24 de diciembre. Un perro hermoso por donde se lo mire, inteligente y adorable. Nunca voy a olvidar el día, hace unos 7 años, que volví a casa de papá luego de cortar con quien por aquel entonces era mi novio. Llegué deshecha en lágrimas, y me tiré en la cama, e inmediatamente el perro se apostó a mi lado, lloriqueando y hociqueándome. Se quedó a mi lado toda la noche (ni siquiera se levantó a comer). Era sumamente perceptivo, y muy compañero.

Es así como en el 2011 perdí a dos miembros de mi familia….

Sole

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Recuerdos, Shit Happens y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s