2011: Año de duelos – Parte 1

El 2011 ha sido un año de duelos y pérdidas. Comencemos con el conteo regresivo:

Duelo N° 1: Mi pareja:

Lo peor de la relación que se terminó creo fue la rapidez y el sinsentido de ese fin, o sea, lo rápido que se fue todo a la mierda. Pasó todo tan de prisa, tan sin una razón de fondo, que fue sumamente violento. La gente me preguntaba qué fue lo que pasó, y hasta el día de hoy sólo puedo responder “No lo sé”. Mi mejor aproximación es que entramos en sendas crisis personales, las cuales terminaron poniendo en crisis la pareja. Yo pasada de estrés, necesitando hacer cosas que me relajaran, él cada vez más taciturno y encerrado.

Para fin del año pasado estábamos mal… yo no quería seguir así (lo cual no es equivalente a que no quería seguir). Los últimos días del 2010, en una muestra excepcional de timing (sucedió el 30 de diciembre), mi ex decidió dejar nuestra casa, para “tomarnos un tiempo”. Confieso sirvió para descomprimir una convivencia que se estaba haciendo insostenible, debido a sus ataques de celos (que nunca antes había tenido) cada vez más violentos, sus persecutas, interrogatorios y desconfianzas. Había llegado a un punto en que no quería ir a casa, porque no sabía qué nuevo reclamo, ataque o acusación me esperaba.

Durante enero y parte de febrero nos “tomamos un tiempo” (lo que sea que eso signifique), hasta que me enteré que decidió unilateralmente dar por terminada la relación al transarse a C, la cantante de su banda (cosa de la que me enteré al día siguiente que sucedió, y que me hizo tirar la toalla) . El trago amargo fue peor porque esta persona fue la que le hizo de oreja, de consejera y escucha cuando nosotros estábamos mal (así que Dios sabrá desde cuándo me estaba tirando tierra encima). Y sé positivamente que C estaba enamorada de él, y para muestra un botón: para noviembre/ diciembre mi ex organizó la fiesta de fin de año de su empresa en la terraza de su oficina, con un grupo de conocidos, y en donde su banda iba a tocar una suerte de unplugged. Me tocó justo estar filmando cuando comienzan a interpretar “Sweet child of mine”… y tuve que presenciar a través del ojo de la cámara cómo C le cantaba a mi ex este tema (bastante significativo) casi al oído, con una cara de amor que me hizo dar vuelta el estómago. Pero lo dejé pasar… y como para seguir sumando, la amargura fue peor porque, una vez en una discusión bastante fulera, mi ex me dijo que para él yo estaba desarrollando una característica Z, y que él no quería una persona así a su lado… y terminó saliendo con C, que es Z al cubo.

Después de la separación, cuando estaban empezando de a poquito a cicatrizar mis heridas, mi ex apareció con un reclamo desubicado de plata. Y 6 meses después, hizo otro, el día posterior a mi cumpleaños (sigue teniendo un timing finísimo). En la última etapa de la pareja había empezado a mostrar cosas que jamás pensé ver en él, como ser descubrir que me revisaba el celular, entre otras cosas bastante retorcidas… Lamentablemente a lo largo del año no dejó de sorprenderme para peor.

Y para rematar la cuestión, el otro día apareció en un lugar y a una hora en donde él sabe positivamente que voy hace 5 años (que es los domingos a la tarde a patinar a Madero), con C en patines (actividad que realizábamos juntos, en ese lugar, ese día, en esas horas). Cabe aclarar que antes de esto C no patinaba…. Es como que yo me caiga con un chongo a su sala de ensayo a la misma hora el mismo día que sé que va a estar él. Peor, porque C no es cualquier mina. Como dijo sabiamente un amigo, el problema de la traición es que ensucia todo hacia atrás, porque uno nunca sabe cuándo fue que empezó. Y no es una cuestión de celos, sino de respeto y de espacios personales.

Con este enorme duelo empezó mi 2011…

Sole

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Recuerdos, Sólo a mí me pasa, Shit Happens y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s