Telecentro, o cómo desalentar a un futuro cliente a que contrate tu servicio

Ayer llamé a Telecentro para contratar el servicio de Internet. Me atiende un tal Lucas, que me dice que el tendido está disponible en la zona, y que de hecho el anterior inquilino de mi nuevo depto (un tal Ezequiel) había tenido Telecentro contratado, pero que lo había dado de baja cuando se fue (cosa que el cable cortado en el balcón delataba). Le agradecí por la información, y le dije que lo volvería a llamar.

Más a la tarde decidí contratar esta empresa, y me comuniqué nuevamente. Me atendió Andrea, quien me dijo que el servicio estaba actualmente sido prestado en ese domicilio. Le explico que el departamento estaba deshabitado desde mayo, con lo cual no era posible. Me dijo que un tal Daniel Homer había solicitado el servicio en julio, y que el mismo estaba siendo pagado por débito automático. Le digo que estábamos evidentemente ante un error en la facturación, ya que el servicio fue instalado (no en mi depto) y estaba siendo pagado, con lo cual es ilógico que sea en un lugar vacío. Me dice que tengo que presentar escritura o contrato de alquiler, dar de baja ese servicio, y contratar uno nuevo. Le explico que así le iba a cortar el cable al tal Daniel, que lo más práctico y fácil era que ellos contactaran a su cliente y corroboren la dirección de facturación. Me dice que no, que yo tenía que demostrar que el servicio no estaba instalado y que yo no era la titular de la facturación de ese lugar.

A esta altura ya no me escuchaba, simplemente repetía como loro (como todo telemarketer) el cassette programado. “Usted tiene que dar de baja el anterior servicio y contratar el nuevo”, mientras yo continuaba explicándole que no había anterior servicio, y que iban a dejar a otro cliente sin suministro sólo por un error de facturación. La cuestión continuó hasta que finalmente llegué a la conclusión que esta chica no sólo no me estaba escuchando, sino que ni siquiera estaba razonando o pensando lo que le decía. Bastante caliente, se termina la llamada.

Decido esta mañana hablar nuevamente con el primer chico que me atendió (el que me dijo que el tal Ezequiel era el anterior titular, y que había dado de baja el servicio cuando dejó el departamento). Lamentablemente pasé por un a situación similar a la de ayer ala tarde. Yointentaba explicarle que sólo tenía que corroborar con su cliente el domicilio de prestación de l servicio y el de facturación, y él seguía insistiendo que yo tenía que tramitar la baja del servicio prestado a un tercero para solicitar el alta del mío.

Cansada me di por vencida. Como le dije a Lucas, “Si esta es la calidad de atención que tienen frente a un potencial cliente, no quiero saber cuán mal me van a atender cuando ya sea cliente”. Obvio decidí no contratar el servicio… prefiero esperar un mes a instalar cualquier otro…

Cada día me convenzo más que para las empresas proveedoras de servicios en Argentina, la orientación al cliente no pasa de ser un mero concepto teórico.

Sole

Anuncios

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en I hate the world today, La Denunciadora, Shit Happens y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Telecentro, o cómo desalentar a un futuro cliente a que contrate tu servicio

  1. aqui_c dijo:

    Ja; me sentí bastante identificado con el relato. Los telemarketers todavía no se si tienen la obligación de ser como son o es una cuestión de selección natural. A veces es realmente frustrante tener que lidiar con esa estructura que montaron las empresas.

  2. alexcuetodo dijo:

    El problema de los representantes fue que no quisieron ayudarte, no se trataba de entrenamiento o como lidiar con el sistema, cuando se quiere se puede. Recordemos que “al cliente no le importa cuanto ti sabes sino saber cuanto le importas! Y lo penoso es que es servicio pre-venta (se supone que aqui es donde mas empatia y simpatia debiran tener). Una sugerencia es que al menos te quejes directamente con Telecentro sobre tu caso para que detecten sus fallas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s