Postergar la felicidad

Supe ser (ahora de vez en cuando, aunque intento dejar de serlo) una de esas personas que postergaba indefinidamente la felicidad. Cómo es eso? Pues simple: la felicidad siempre estaba adelante, como la zanahoria de un burro colgada a una vara, inalcanzable, lejana, siempre a un paso de distancia, siempre tan lejos.

La frase típica de este comportamiento es “Voy a ser feliz/estar bien cuando…”. Cuando esté flaca, cuando me reciba, cuando tenga novio, etc. Pero la cuestión es que las metas eran alcanzadas, pero no traían la felicidad bajo el brazo. De pronto adelgazaba, y no era feliz. Me recibí, y tampoco fui feliz. Tuve novio, y eso tampoco traía la felicidad. No porque estos hechos no fuera acontecimientos positivos, sino porque el problema estaba mucho más profundo. Siempre condicionaba el ser feliz a algo que no tenía en ese momento, en vez de ser feliz EN el momento, en el aquí y ahora, con todas sus fallas, carencias, virtudes y aciertos.

Nos pasamos la vida esperando en vez de viviendo. Poniendo condiciones para ser felices, cuando simplemente deberíamos serlo con lo que hay, sin que ello sea sinónimo de conformismo. Si no es ahora, cuándo? Nunca se van a dar el 100% de las condiciones que imaginamos necesarias para sentirnos plenos… Pero la verdad es que también muchas cosas, cuando las alcanzamos, no resultan ser tan satisfactorias como habíamos imaginado. Porque la felicidad es una actitud, una forma de ver la vida; no está afuera, está en nosotros.

Hay etapas en la vida en donde la zanahoria adelante nos permite pasar un mal bache. El problema es cuando alcanzamos la zanahoria sólo para arrojarla un poco más adelante.

Sole

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Filosofía y otras hierbas, Pensamientos al viento y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s