Bipolaridad hormonal

Una de las tantas cosas de las que renegué (y que la vida luego me las hizo padecer, como para cerrarme la boca) es del famoso SPM (o Síndrome Pre Menstrual). Siempre creí que era una excusa de ciertas mujeres para permitirse, al menos unos días al mes, ponerse más locas de lo habitual. Y hace unos años empecé a sufrirlo en carne propia, aunque por suerte sólo se manifiesta (aunque de forma intensa) el día anterior a que me venga. Digo sufrirlo porque realmente es un suplicio: de pronto perder el (poco) control que uno puede llegar a tener sobre sus emociones y reacciones es realmente desquiciante. Y encima de esto, a mí me pasa algo bastante particular: tengo SPM bipolares.

Las mujeres ovulan utilizando intercaladamente los ovarios, esto es, un mes ovulan con el ovario derecho, y al siguiente lo hacen con el izquierdo. La cuestión es que yo tengo los míos absolutamente diferenciados: uno es violento, casi homicida; el otro es emo, casi suicida.

Cuando ovulo con el ovario izquierdo (lo sé por el dolor) tengo un SPM violento. Tengo menos paciencia de la usual, estoy crispada y al borde del estallido, casi todo me saca y tengo ganas de matar a medio mundo. Encima me agarra el ataque de hiperkinesis tipo Speedy Gonzalez, lo que me genera un exceso de energía que generalmente descargo limpiando frenéticamente o haciendo deportes.

Cuando es el turno de mi ovario derecho, la cosa cambia radicalmente: me agarra una angustia existencial espantosa, el mundo me duele, y casi todo me hace llorar: el perro en la calle, la persona desamparada, que el mundo ande mal, que el día está gris, que si fu, que si fa… Tengo ganas de quedarme tranquila, no hacer casi nada, y me agarra mucho sueño. La susceptibilidad está a la orden del día, y me agarran ganas de tirar todo a la mierda, con esa sensación de que no importa qué haga, todo es en vano.

A todo esto le sumemos la hinchazón, los calambres, el dolor y la incomodidad propia de la situación. Creo es el único momento en que realmente detesto ser mujer. En estos días téngannos consideración: no es fácil convivir con Dr. Jekyll y Mr. Hide adentro.

Sole

Anuncios

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Shit Happens y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bipolaridad hormonal

  1. Lobo dijo:

    beautiful! 🙂 me gusta

  2. Lucecita dijo:

    Me pasa algo parecido, buuu porque a nosotras!!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s