Recuerdos #5

Cuando tenía unos 5 o 6 años, para compensar aquellas vacaciones bastante agitadas en Camboriú, nos fuimos todos a Pehuen-co con el trailer, del cual tengo hermosos recuerdos (por suerte aún está en la familia, y mi padre está restaurándolo). El mismo era una caja cuadrada que se enganchaba al auto.

Una vez en el camping empezaba la transformación: abrías la tapa hacia un costado, y era una cama de dos plazas. Abrías la segunda hoja y era otra cama igual del otro lado. Al medio quedaba un pasillo flanqueado por dos hileras de “asientos guarda-todo” (o sea, eran un asiento largo de cada lado, a los cuales se les levantaba la tapa y servían para guardar todos los implementos de cocina). Luego se armaba una estructura de caño, que techaba todo y formaba una galería al frente de 3 mt de largo, por el ancho total del trailer desplegado. Completaba el equipo un anafe con garrafa, mesita y banquetas de camping. O sea, todas las comodidades.

Ese verano nos la pasamos jugando en el mar, recogiendo caracoles y almejas para la cena, durmiendo la siesta en hamacas paraguayas colgadas entre dos pinos del camping, cazando mariposas nocturnas gigantes (bah, en esa época nos parecían gigantes!) y despertando con el arrullo de las palomas. Nos habían comprado una tabla de surf de telgopor que me superaba unos40 cmen altura (convengamos que eso tampoco es muy difícil, jajajaja), con la cual nos pasábamos tardes enteras barrenando olas, o más bien siendo revolcada por ellas. Otros días nos dedicábamos a  enterrarnos con mis hermanas totalmente en la arena, o construíamos castillos y fortalezas con fosa y lago a la vera del mar.

En aquella época Pehuen-co era un lugar poco conocido, tranquilo, casi desierto. Si mal no recuerdo fuimos como tres veranos seguidos ahí. Esas vacaciones aún tienen en mi memoria un inolvidable sabor a diversión, sal y libertad.

Sole

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Recuerdos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s