Pascuas 2011 – Primera parte

Como a último momento decantó todo en que viaje sola, los pasajes de bus que conseguí para venirme a Córdoba (de donde soy oriunda) fueron medio fuleros. Me tocó viaje de ida en un colectivo lechero: esos que paran en todos lados y tardan una eternidad. Salí de Retiro a las 7 de la tarde del miércoles para llegar a Córdoba a las 5 de la mañana del jueves (considerando la flamante autopista que une las dos ciudades, es un trayecto que no debería llevar más de 8 o 9 horas). Encima como era un refuerzo de refuerzo, ni cena ni desayuno se sirvió (llegué con un hambre atroz).

Me buscó mi papá en la Terminal, y decidimos hacer tiempo para luego realizar varios trámites que él tenía pendientes en el centro. Varias vueltas hasta encontrar un lugar donde desayunar (acá han proliferado los boliches y se van extinguiendo los bares), y luego ver cómo la ciudad se iba tiñiendo de luz, mientras caminábamos despacito al lado de la Cañada.

Visitamos un par de clientes, dimos un par de vueltas, y nos vinimos para Carlos Paz después de almorzar en Fazzio en el Mercado Central (a mi criterio la mejor marisquería en la que he comido). Siesta, ferreteria, veterinaria… para terminar ahora, sentada en un sillón colgante, en la entrada de la casa, mirando al lago San Roque, tomando una cerveza y preparando una picada.

Hacía mucho tiempo que no hacía esto… integrarme a la cotidianeidad de los míos. Siempre que vengo ando corriendo, siempre con agenda… está bien, cada vez vengo menos, y quiero hacer todo lo que pueda. Pero esta vez vine liviana de equipaje y presiones. Sólo ver a un par de amigos (de esos que aún conservo, a pesar de la distancia) y hacer huevo con mi flia; aceptar alegremente que me rellenen cual pavo (esa costumbre tan argentina de demostrar el afecto a través de la comida), y dejarme mimar. Un gran paréntesis de cuatro días encerrada en una burbuja, sin pensar, sólo siendo.

Estas Pascuas toca tirar freno de mano…

Sole

Anuncios

Acerca de Otra Rubia Tarada

Tengo veintitantos años (bueno, ahora ya entré en el terreno de los treinti...) y varias neurosis. Soy una inadaptada social que aún busca un lugar en este mundo, aunque estoy convencida que no lo tengo. Este viene a ser una versión 2.0 y pública de lo que alguna vez fue mi diario íntimo, en donde volcaré mis impresiones subjetivas del mundo y la gente que me rodea... Tal vez con la esperanza que alguien, algún día, entienda mi visión tan particular de nuestra existencia.
Esta entrada fue publicada en Me encanta y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s